No ocultes que estás en paro: ideas erróneas y cómo utilizarlo a tu favor

Ocultar que se está en paro es algo que muchos trabajadores hacen. En la mayoría de las ocasiones, el motivo suele ser el sentimiento de fracaso personal; eso, a pesar de que, habitualmente, la razón sea externa al trabajador: fin de temporada, reestructuraciones y, por supuesto, crisis económica.

Ahora más que nunca, debes tener claro que no has de ocultar que estás en paro. Tanto tu entorno como tus redes sociales deben saber que pasas por un periodo de desempleo; o como algunos expertos dicen, que eres un «profesional en transición». Si además sabes contarlo tus oportunidades se multiplicarán.

¿Son muchas las personas que ocultan estar en paro?

La red social orientada al uso empresarial, a los negocios y al empleo, LinkedIn, ha analizado las razones de las personas que tratan de ocultar la circunstancia de estar o haber estado en paro mientras buscan un empleo. En un estudio realizado hace unos meses, concluyó que casi la mitad de los encuestados habían ocultado en alguna ocasión su situación de desempleo. La razón más habitual es la vergüenza (para el 41% de los encuestados), mientras que un 36% aseguraba haberlo hecho porque no se sentían cómodos.

Ideas erróneas

Además de las razones dadas, son muchas las personas que creen que ocultar que están en parado les favorecerá en un proceso de selección o en la búsqueda de empleo.

Sin embargo, en el mercado laboral actual, con la presencia e influencia de redes sociales y profesionales, la identidad que generamos y la actividad que desarrollamos no se puede detener tan fácilmente. Si nos quedamos en paro, será casi imposible ocultar esa realidad. Entre otras cosas, porque una reducción de nuestra actividad en las redes de manera repentina, o cualquier cambio que quede reflejado en ellas revelará (sobre todo a los reclutadores) nuestra situación de inactividad o de paréntesis laboral. Hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, las personas encargadas de llevar a cabo la selección de personal «bucean» en las redes sociales para conocer más a los candidatos.

¿Es positivo entonces contarlo abiertamente?

El contar abiertamente que estás desempleado puede incluso estar bien visto a ojos de los reclutadores, ya que demuestra autoconfianza. No se ha de tener vergüenza en reconocer que se está en un periodo de cambio entre dos trabajos.

Un paso más allá sería utilizar el desempleo como una época de transición, simulando no estar interesado en el trabajo y aumentar así el atractivo ante el mercado potencial. Quien decide actuar así, adopta una cierta pose, mostrando desinterés para no parecer desesperado. Se identifica con lo que se conoce como candidato pasivo, y es una estrategia para ganar valor y resultar atractivo a los reclutadores. Pero hay que tener cuidado en el equilibrio entre no parecer desesperado y mostrar absoluto desinterés.

  •