Educación: la evaluación final del curso tendrá en cuenta sobre todo los dos primeros trimestres

La Consejería de Educación y Deporte ha establecido unas instrucciones para adaptar el final del curso 2019-20 a la situación excepcional en que nos encontramos. El objetivo que se persigue es aportar seguridad jurídica y claridad, remitiendo al marco normativo vigente tanto para la promoción como para la titulación, aplicándolo con la flexibilidad en la evaluación que las circunstancias excepcionales de este curso requiere.

En cuanto a la materia. En este tercer trimestre, los docentes podrán adaptar contenidos y ajustarse a las necesidades y circunstancias de sus alumnos, de tal manera que podrán avanzar materia o dedicar este periodo a reforzar o recuperar el trabajo desarrollado en la parte del curso que ha tenido lugar de forma presencial.

En cuanto a la evaluación del alumnado. La evaluación final del curso tendrá en cuenta sobre todo los dos primeros trimestres, dado su carácter presencial, mientras que el trabajo llevado a cabo en el tercero, por las circunstancias diferentes del alumnado a la hora de afrontar el proceso de enseñanza aprendizaje, servirá para aportar un valor añadido.

¿Aprobado general? El consejero, Javier Imbroda, ha explicado que «por garantía jurídica, tenemos claro que la promoción y la titulación deben regirse por la normativa vigente. Y también que los docentes son los mejor cualificados para determinar qué alumno puede avanzar materia y cuál tendrá que reforzar o recuperar. Valoramos el enorme esfuerzo del profesorado, del alumnado y sus familias, y rechazamos el aprobado general, pero tampoco queremos que ningún estudiante se quede atrás«, ha insistido.

Plan de refuerzo estival. Ya se está trabajando en el Plan de Refuerzo Estival previsto para el mes de julio en función de las indicaciones de las autoridades sanitarias, y ha subrayado que «este año alcanza mayor interés aún, dadas las circunstancias en las que se está desarrollando parte del curso».

  •